Asesoría Psicológica en todas las edades.

Este es un espacio dedicado a todas las personas, mensualmente tendrá artículos de su interés relacionados con el desarrollo social, emocional, intelectual así como diversos temas de interés general.
Bienvenidos y esperamos sus comentarios y sugerencias.
Psic. Montserrat Espinosa Santamaría
Lic. y Mtra. en Psicología por egresada de Ciudad Universitaria, UNAM.
Especialista en Terapia de Juego.
Consultorios ubicados en las Col. Aculco -Jueves y domingo-, Taxqueña -miércoles- y Obrera -Lunes- de la Ciudad de México, atención mediante cita previa:
Celular y WhatsApp: 55 28 48 38 63

viernes, 7 de mayo de 2010

¿Por qué mi niño debe ir a la escuela a una edad temprana?: La importancia de las interacciones sociales

Los primeros años de la vida de nuestros hijos son una etapa muy importante en el desarrollo social, ya que es el primer contacto de los pequeños con un ambiente socializante fuera de la familia, por lo cual las experiencias vividas durante esta etapa serán determinantes para el futuro ajuste y desempeño en la sociedad.



Durante el tiempo que el niño pasa en la escuela preescolar, también está haciendo la transición desde el juego paralelo, en el cual realiza sus juegos de forma independiente mientras uno o más compañeros hace lo mismo a su lado, hacia otro juego más complejo, interactivo y cooperativo.  Ya no sólo interactúa con los juguetes, por lo que es en esta etapa donde las interacciones sociales se vuelven más frecuentes y complejas y las amistades se vuelven cada vez más importantes. Junto con este aumento de la frecuencia de las interacciones sociales, surge la necesidad del niño de adquirir una nueva gama de habilidades para adaptarse a la sociedad, tales como comunicarse de manera efectiva tanto con pares como adultos, aprender a resolver conflictos y ponerse en el lugar del otro.

Estas habilidades nunca se desarrollarán igual estando en la casa con la familia, hermanos y/o primos, por más preparados que estemos como padres para estimular el desarrollo de nuestros hijos y los estimulemos, los límites, reglas e interacciones son muy diferentes en la escuela. ¡Así que a perder el miedo y a llevar a nuestros hijos a la escuelita!