Asesoría Psicológica en todas las edades.

Este es un espacio dedicado a todas las personas, mensualmente tendrá artículos de su interés relacionados con el desarrollo social, emocional, intelectual así como diversos temas de interés general.
Bienvenidos y esperamos sus comentarios y sugerencias.
Psic. Montserrat Espinosa Santamaría
Lic. y Mtra. en Psicología por egresada de Ciudad Universitaria, UNAM.
Especialista en Terapia de Juego.
Consultorios ubicados en las Col. Aculco -Jueves y domingo-, Taxqueña -miércoles- y Obrera -Lunes- de la Ciudad de México, atención mediante cita previa:
Celular y WhatsApp: 55 28 48 38 63

sábado, 4 de junio de 2016

Los "terribles 2"

Los padres de pequeños que se encuentran entre los dos y los tres años suelen alarmarse al ver que su hijo “de pronto” tienen una actitud de rebeldía, negativismo, protestan y lloran más, lo que necesitan es sentirse autónomos y  competentes ya que están dejando de ser bebés para convertirse en niños, este comportamiento es el esperado para su edad, no hay que preocuparse de más, siempre y cuando no agredan a los demás o a sí mismos.
Lo que sí es importante es establecer límites claros y no “permitirles hacer su voluntad” ya que están en una etapa de aprendizajes para el resto de su vida, en este caso, están conociendo la forma en que se vincularán y relacionarán socialmente además de cómo solucionar los problemas, por lo que hay que promover la asertividad desde ahora.      

Toda actitud difícil de un niño implica un motivo subyacente, es importante lejos de etiquetar o condendar, conocer las causas que motivan dichos comportamientos para ayudar al pequeño a ser nuevamente feliz.
Algunas de las causas por las que suelen presentarse estas conductas pueden ser:
·         Cambio de rutinas (de escuela, de casa, de cuidadores principales, entre otras).
·         Comunicación inadecuada (por el tono, tipo de lenguaje, falta de escucha activa, entre otras).
·         Defensivas (cuando se siente atacado por otro –niño o adulto-).
·         Falta de límites (tolerancia a la frustración, ya que no ha aprendido a ceder en sus deseos).
·         Físicas (que no vea o escuche correctamente, o algún trastorno en el aprendizaje).
Como padres o profesores, ¿qué podemos hacer?
ü  Crear comunicación por medio de preguntas claras.
ü  Estableciendo límites firmes y que todos los cuidadores los sigan todas las veces.
ü  Identificar situaciones específicas donde se presentan los comportamientos desadaptativos para conocer los estímulos que los desencadenan y trabajar las causas de forma específica.
ü  Realizar chequeo médico para descartar algún déficit sensorial.
ü  Estos comportamientos no se “corrigen” con castigos, sino con paciencia, dedicación, afecto y compromiso.  
ü  El niño debe aprender que no hay castigos sino consecuencias para sus comportamientos, tanto los positivos como los negativos.
ü  Cuando haga berrinche, recuérden que él es el niño… nosotros como adultos NO debemos responder con otro (gritando, diciéndole “feo o tonto, ya no te quiero”, amenazarlo con acusarlo o golpeando), hay que demostrarle control y calma.
ü  En lugar de castigar hay que repetirle lo que se espera de él.
ü  Podemos también plantearle posibilidades que le den la sensación de control, por ejemplo: ¿quieres el suéter negro o el rojo? Esto hará que use el suéter (objetivo del padre o profesor) pero también le hará sentir independiente (Yo elegí el rojo).

ü  Es muy importante siempre reforzar los comportamientos positivos, puede ser una caricia, un halago verbal, intenta que estos sean variados, hay que evitar que asocie las conductas positivas con regalos físicos o costosos.



Psic. Montserrat Espinosa Santamaría Lic.y Mtra. en Psicología por la UNAM