Asesoría Psicológica en todas las edades.

Este es un espacio dedicado a todas las personas, mensualmente tendrá artículos de su interés relacionados con el desarrollo social, emocional, intelectual así como diversos temas de interés general.
Bienvenidos y esperamos sus comentarios y sugerencias.
Psic. Montserrat Espinosa Santamaría
Lic. y Mtra. en Psicología por egresada de Ciudad Universitaria, UNAM.
Especialista en Terapia de Juego.
Consultorios ubicados en las Col. Aculco -Jueves y domingo-, Taxqueña -miércoles- y Obrera -Lunes- de la Ciudad de México, atención mediante cita previa:
Celular y WhatsApp: 55 28 48 38 63

jueves, 9 de abril de 2015

¿Cómo comunicarnos con los adolescentes?

¿Cómo comunicarnos con los adolescentes?
Como adultos, nos enfrentamos a los cambios de humor y rebeldía de los adolescentes. Es muy importante tomar en cuenta que son comportamientos normales por la edad y etapa de desarrollo en la que se encuentran. A continuación les presento algunas pautas para manejar la relación con ellos dentro de la cotidianidad:
-Claridad y firmeza en los límites. Esto es, establecer  y mantener consecuencias (no castigos) congruentes a las faltas. Si desde pequeños no se han respetado los límites, por ejemplo: está haciendo mucho frío, hoy no vas a la escuela…¿cómo pretendemos que siendo adolescentes no quieran incumplir las reglas, si han aprendido que “no pasa nada” si no las cumplen? Esto es un trabajo de constancia día a día desde la infancia, no puedo pretender que ahora que es adolescente sí cumpla las reglas si no ha sido así anteriormente. No voy a castigarlo sin salir un mes porque un día no tendió la cama, hay que establecer “contratos explícitos” donde cada uno acepte sus responsabilidades y las consecuencias de cumplir o no con ellas, siempre hay que vivir esas consecuencias, un problema muy frecuente es que “a veces sí y a veces no…”. Es muy importante no imponer consecuencias (castigo tiene una connotación negativa y arbitraria, consecuencia en cambio es aquello que viene de hacer algo indebido o no cumplir con algo que había que realizar) en momentos de enojo o con impulsividad.
-Evita presionarlos con asuntos menos importantes, elije tus batallas. Si no es un asunto que ponga en peligro su salud, seguridad y educación, hay que aprender a dejar pasar algunos enfrentamientos desafiantes de los adolescentes más que siempre terminar en una pelea, no vamos –ni es sano intentarlo- a cambiar sus gustos, amigos, preferencias o cuestiones que estén definiendo su imagen o personalidad.
-Mantener la calma. Por muy molesto que estés, el adulto eres tú y en ti está mantener la serenidad ante los desafíos del adolescente.
-Buscar ayuda profesional. Somos padres, somos humanos, así como cuando vamos a un chequeo anual con el dentista, es importante aprender a solicitar ayuda profesional, no hay que esperar a encontrar al adolescente consumiendo sustancias, dejando la escuela o alguna otra situación disruptiva para acudir con el psicólogo. En la adolescencia el psicopedagogo puede auxiliar en cuanto a la toma de decisiones vocacionales, personales, académicas, de adaptación social, entre otras muchas situaciones.
-Establecer la comunicación mediante el diálogo. Escucha abierta y activa, evitar las conversaciones en monólogos o que finalizan en una pelea. Buscar y crear el lugar, ambiente y momento adecuado, cuando el adolescente lo necesita (que no será necesariamente cuando el adulto lo requiera). Cuando el adolescente busca contar alguna situación, hay que intentar en la medida de lo posible: a) Evitar decir que estoy ocupado y después hablaremos de eso –un después que nuevamente el adulto decide, no el adolescente provocará que ya no quiera confiar la información- b) Confiar en él y no empezar a culpabilizar o al famoso “te lo dije” o “¿qué esperabas?” o “esas amistades no te convienen” –ya que en ocasiones subsecuentes se abstendrá de confiar la información-, c) Actuar con serenidad y evitar “espantarse” –con palabras, pero también con nuestro comportamiento no verbal, tanto gestual como corporal- cuando haga alguna confidencia “fuerte” o nos dé información que como padres no es tan agradable de conocer.
-Ser optimistas. Ser capaces de confiar y ver las fortalezas y virtudes del adolescente, enfocarnos en lo positivo más que en lo que no nos gusta de ellos, ya que si solo le hago ver lo flojo, malhablado, etc. En lugar de resaltar lo bueno que es para utilizar la computadora por ejemplo, se romperá toda comunicación ya que siempre le resalto lo mismo que no ayudará a su autoestima y actuará a la defensiva.
-No culparse como padres. Si el adulto asume la culpa de la falla, le quita responsabilidad de sus acciones al adolescente y es más difícil que éste aprenda del error, lo que implica el riesgo de equivocarse de nuevo en situaciones similares.
-Proporcione amor incondicional. Es común que adultos le digan a niños, si no te portas bien el señor te va a llevar…¡error!… el padre o madre es el adulto que está siendo ejemplo en todo momento, por lo tanto no es la salida fácil a los problemas huir o que alguien más “se lo lleve” hay que aprender a  dialogar y nunca condicionar el amor que tenemos a los hijos, siempre respetando los límites y mostrándoles que hay consecuencias. Al permitir asumir las consecuencias de sus errores le brinda oportunidades de independencia, madurez y aprendizaje, el adolescente necesita saber que usted lo  ama y está abierto y dispuesto a perdonar y dar nuevas oportunidades.